Diario espacial [#2] (Cowboy Bebop)

Fumar con estilo.








Me encanta cuando un autor hace uso de la repetición para explorar el objeto en cuestión desde diferentes ángulos. Es una herramienta narrativa potente, porque tiene la capacidad de inculcarse en la cabeza del espectador.



El tabaco en Dead Man es uno de mis ejemplos favoritos, porque termina creando un “meta-juego” muy bien logrado, que representa nuestra obsesión con la búsqueda de significado en las cosas, y como se imaginarán la película destaca por una temática existencial muy cruel y que parece acariciar el nihilismo. Aquí el tabaco también sirve como herramienta al absurdo, nos muestra la incomunicación y la soledad. A lo largo de la cinta se le pregunta varias veces al protagonista si tiene tabaco, a lo que responde “no fumo”, pero los demás insisten. Nadie (el indio que le acompaña) y los demás habitantes del pueblo máquina, parecen buscar algo más con esa pregunta, y así nosotros también. Pero solo es una vil mentira, no lleva a ningún lugar, porque en el viejo oeste de Jarmusch nada lo hace, nada tiene valor ni sentido, es un caos… y en ese caos se ha de encontrar su lugar. Pero dejémonos de mierdas, aquí venimos a hablar de anime, y esta introducción ya se hizo demasiado larga.

Es interesante, porque lo mismo pasa en Cowboy Bebop, aunque claro que, la intención no es precisamente la misma. La utilización del tabaco en esta serie es constante, sobre todo en lugares donde está prohibido fumar, o donde no parece correcto hacerlo.
¿Por qué el autor se toma el tiempo de hacer esto? Bueno, creo que dependerá de la situación.





Como lo indican los interludios entre cada episodio, Cowboy Bebop es una serie que bebe de muchas referencias, y con ellas crea algo completamente nuevo. Entonces ¿qué son esas referencias? Bueno, el fumar no es algo nuevo en el cine, todo lo contrario, tiene una relación muy coqueta con este. El fumar propone entonces un estilo, y en el caso de Cowboy Bebop se ve claramente en su ritmo. Fumar es un descanso, de lo que, por lo contrario, sería una serie repleta de acción, pero este recurso le permite al director de guiarnos, hacernos fijarnos o quedarnos más con estos momentos que son los que importan. Pero si volvemos al ámbito de las referencias de Cowboy Bebop al Western, nos daremos cuenta que yace una profunda necesidad de reafirmar de donde proviene, de sus raíces depende su futuro, como sus personajes. En la primera parte de Diario Espacial ya exploré una parte similar: lo fantástico en contraste con lo mundano; bueno, aquí es el pasado con el presente. Se ve en el guion y se respira, se siente en la dirección. El hecho de fumar es una actividad… ya caduca, poco efectiva, pero que desprende cierto glamour. Así que por un lado parece ser una decisión plenamente de estilo, pero lo que otorga el placer estético es como refuerza las narrativas de sus personajes, de nuevo volvemos a lo mismo: huyen y respiran gracias a sus cigarros.
Fumar para Spike se vuelve entonces en una manera de reafirmar quien es, alguien que solo quiere vivir una vid a la deriva, libre, por eso es caza recompensas, y por eso tanta apología al western, la tierra de nadie, una vida sin rumbo. Que ironía que el mismo personaje que parece desprender todo lo que es este estilo de vida tan seductivo y supuestamente liberador, al mismo tiempo sea el personaje más encadenado por si mismo, por su pasado.

Comentarios

Entradas populares