Kyoto Animation es amor




Esta es una re edición de un artículo que publiqué el 1/3/17
Kyoto Animation, lo queramos o no, es el studio más influyente (Ojo, eso no significa que es el mejor) de los últimos años, para algunos se trata del anticristo del anime, para otros su salvador. Independientemente de lo que pensemos de este estudio, su éxito es innegable, no porque sus series sean obras maestras, pero simplemente porque la gente lo disfruta mucho. Todo el mundo reconoce el mérito de este estudio y tiene una fanbase muy grande, pero ¿Por qué?
Además de que simplemente son la cosa más bonita del mundo (que ya es razón suficiente), me parece que Kyoto Animation es famoso por varias razones en particular.
En este artículo analizaré las obras que me parecen más importantes de este estudio, pero no haciendo un análisis extensivo de las obras si no resaltando los puntos que me interesan, para intentar entender el atractivo de estas series





Kyoto Animation y las personas

Las series de Kyoto Animation traen consigo un mensaje muy tierno y positivo del mundo.
Pero no llegan a ser como el shonen de turno, Kyo-Ani no busca eso. Busca mostrar que juntos, como un organismo, lograremos mejorar, así que se concentra en las personas. Por eso no muestra tanto el arduo entrenamiento por el que tienen que pasar sus personajes, el lado individualista, pero muestra más cuando toca descansar y convivir con el prójimo, el lado más humanista y social. No solo porque sus series suelen ser relajantes y tranquilas pero porque es cuando somos más "humanos" cuando nos mostramos como somos realmente, además congenia más con nosotros ya que al igual que sus protagonistas, no somos realmente especiales.
Por ejemplo, K-ON no trata de la música en si, pero de las personas que la tocan, de cómo nos unimos gracias a ella.  Se concentra en hacer personajes un poco más entrañables, no es que sean personajes elaborados, pero tienen personalidad, a pesar de su diseño que a primera vista es repetitivo. La diferencia entre cualquiera de estas series antes mencionadas y, yo que se, Naruto, es que el protagonista del mismo nombre es la persona más miserable del mundo y aun así es un santo, y  se le endiosa por eso, mientras que, por ejemplo, en estas series no se trata de lo geniales que son sus protagonistas que nos hacen alucinar con sus poderes increíbles, se trata de las personas y el conjunto que son, nunca hay una amenaza, y a veces ni siquiera hay realmente una trama. De nuevo, K-ON no es una serie sobre llegar a ser estrellas de rock, tan poco se queda en pasar el tiempo con las amigas, se trata de este grupo de chicas que, gracias a la música, logran volverse muy unidas e inseparables. Pensándolo bien K-ON y Tamako Market son una sensación antes que una historia, porque lo que te cuentan será más o menos interesante, pero como lo hacen es lo que cuenta. De nuevo, K-ON es una serie sobre amigas tomando te, y Tamako market sobre una niña que va a la escuela.
Cuando hay una trama más marcada, como en Hibike Euphonium que al igual de K-ON trata de chicas y música, se notan las diferencias, Hibike Euphonium habla sobre la relación entre la pasión y el artista. Es una narrativa completamente diferente a la de las otras, contando que en K-ON las chicas dejan de lado la música casi en el primer minuto, no hay una sensación de esfuerzo y en Tamako Market ni siquiera importa que harán sus personajes en un futuro. Pero en Hibike hay una sensación de progreso, hay competencias, y vemos como los personajes reaccionan a sus victorias y derrotas.


 

Sí, tenemos protagonistas que se desmarcan de los demás, pero es porque Hibike nos habla sobre la pasión de unos, y como esta va empapando a cada uno del conjunto. Es decir que, a pesar de su naturaleza claramente diferente a la de K-ON, el objetivo final es el mismo.
Además, la idea de ser un solo organismo se ve reforzada ya que se trata de una orquesta, se enfoca el tipo de persona que eres cuando simplemente no sientes pasión y viceversa, y lo que importa es la relación que llevan este tipo de personas, que vendría a ser la relación de los artistas con la pasión.



También pasa que los temas de dichas series, aparte de ser muy tiernos, son muy universales, nos llegan a todos. Esto es algo bastante típico de casi cualquier anime, el querer identificarse con un personaje, generalmente el protagonista. Pero yo no me refiero a eso, me refiero a que el estudio trata temas universales y personales, como la rutina, el pertenecer a una comunidad, los amigos y nuestras relaciones, la juventud, etc...



Las películas de Kyoto Animation

Si Kyo Ani sabe hacer algo es hacer películas que te hacen explotar, tal vez no todos concuerden conmigo pero creo que es algo que vale la pena mencionar.
Recapitulemos, en sus series no suele pasar "absolutamente nada", sus personajes suelen ser muy simples y no se aprovechan sus rasgos tanto, es decir no hay grandes giros o a veces ni siquiera hay diferentes arcos. Bueno, sí que pasan cosas pero simplemente están diluidas con el resto del argumento, no se exponen adecuadamente, pero el estudio aprovecha esta "bomba" para encenderla en el último momento, no en la serie, sino en las películas. Esto puede verse como una técnica barata para darle un giro dramático a todo, pero lejos de ser eso creo que es más para mostrar que su personajes tienen valor como individuo. Por ejemplo tenemos la película de Tamako Market, que viene a demostrarnos que Tamako es más que lo que nos muestran en la serie. Hasta ahora su único rasgo era el de amar el mochi, por lo demás era un arquetipo completamente. Pero entonces llega la película y desde los primeros minutos se muestra como es, la película utiliza una paleta de colores menos cálida contrastando con la serie que e puro amor llena de colores vivos.
También se elimina el elemento fantástico ( el pájaro) del cual carecía la serie, porque esto va a tratar más sobre los sentimientos y menos sobre situaciones absurdas. Todo esto para mostrarnos una faceta diferente de ella, ya no es solo una niña que ama su tienda, pero cobra valor como persona al verse despojada de una de las cosas que hacen parte de su vida.
Lo mismo pasa con a película de Haruhi Suzumiya, pero con Kyon, o con K-ON que muestra con más profundidad el tema principal de su serie: crecer en compañía de los demás. Además, estas tres películas deciden dar un paso más, la manera en la que plantean sus temas o en algunas instancias los sentimientos, no es de manera habitual, es un cine más sobrio, frío. No tendrán un estilo visual estimulante como, por ejemplo tatami galaxy, Satoshi Kon o las series de Gainax y tampoco se atreven a meter ese momento memorable (ni frases memorables, gracias a dios). Se concentran más en el momento, en el ambiente que se respira en ciertas situaciones y en los matices, no necesitan grandes planos para hacerte sentir. Esto puede ser bueno o malo, depende completamente de la dirección, porque si bien menos es más, a veces las escenas resultan demasiado obvias.
Aquí es donde llego al último punto, porque a pesar de no tener una dirección artística memorable, quizá precisamente ese sea el fuerte de Kyoto Animation.

Seamos honestos, las series de este estudio son las más vistosas, pero también, para muchos, las más planas y formuláicas, entonces ¿para qué sirve una animación tan bonita si luego solo se queda en eso? Claro que, de manera fría podríamos decir que es lo que vende, la animación "sakuga". Kyo ani no es la excepción, sus trabajos más recientes  dan paso a la posibilidad de evadirse de la realidad, o como muchos dicen de "desconectar" mientras vemos "niñas bonitas haciendo cosas bonitas". Sin embargo, creo que es bien sabido que la gente que pretende consumir obras "profundas" suele tirar hacia series más complejas, con una estructura dinámica y densa, un arte más "maduro" y serio. Pero se olvida que ahí también se puede perder la sustancia, lo simple muchas veces está infravalorado. Kyoto Animation se ha creado una falsa reputación de ser la causa de que el medio vaya decayendo lentamente, por su estética "moe" y de nuevo su filosofía rozando lo simplista. Pero aquellos que llevan más tiempo en el medio sabrán que todas estas series no son la misma fórmula repetida una y otra vez y que en ellas, en los pequeños detalles, se encuentran sus más grandes diferencias. Sí, todas son series de niñas lindas haciendo cosas, pero hay que recordar que, no es el que si no el cómo.




En definitiva, las series de Kyo Ani son un tipo de anime más discreto, con una estructura simple, sí, pero no por ende debe quitarse el mérito. Cuantos comentarios veo de gente apedreando a estas series, que si el anime está muriendo, que si Evangelion es mejor, que si ya no es lo mismo que antes. Y claro que no lo es, si el anime, como cualquier otro medio 
simplemente evoluciona, no es que sea mejor o peor, pero las cosas, así como nuestra percepción de lo que son los "buenos" animes, cambian. 
Las series de Kyo Ani no tendrán grandes giros, una estructura narrativa increíblemente compleja, ni una cantidad incontable de personajes. Pero logra hacerte sentir bien,
y no me parece que sea un sentimiento barato.



Comentarios

Entradas populares