Dark Souls, una apología al sol





Hace aproximadamente medio año la tercera entrega de la saga Souls estaba por salir,
como era de esperar esta se anunciaba por su página facebook.
Ahí es donde surgió algo muy curioso, uno de los carteles tenía escrita la palabra "hope", junto con una imagen del último jefe de este juego. En los comentarios todos hablaban sobre esta frase estando fuera de lugar, no me acuerdo bien sobre el resto de esta pero iba un poco sobre lo mismo. Que si Dark Souls era todo menos un juego sobre la esperanza, que si era crudo; y razón no les falta, lo es, su mundo esta plagado de muerte y dolor, y por donde lo veas es decadente y hostil. Soy consciente de que muchos ya han explorado este ámbito del juego, que recientemente se ha vuelto popular, sobre como Dark souls te enseña a esforzarte al máximo y que siempre habrá momentos duros pero que al final el único que puedes cambiar las cosas eres tu mismo; soy completamente consciente de ello, pero creo que se puede explorar a un nivel más profundo.

El mundo de Dark souls es rico, detallado y bello, es hermoso no hay duda sobre ello, pero mantiene una estética tétrica y oscura, en parte es porque ese es el ambiente del juego, pero también es por causa de nuestro morbo, nosotros somos los que pedimos ser empalados por lanzas de dos metros, o ser aplastados por monstruos colosales.

Así como en nuestros momentos más bajos nos gusta hundirnos más en nuestra miseria, en Dark Souls elegimos ver la parte más cruda de este. En los dos casos este es solo el primer nivel, la parte obvia y por ende la que todos podemos ver, pero así como en la vida, podemos elegir verlo de otra manera. Por eso es que este juego está lleno de esos momentos; no sabes donde estás y ya no te quedan más frascos de estus, y entonces te detienes y ves a tu alrededor, y te das cuenta de la belleza oculta del lugar, los bosques como de fantasía, las ruinas que pisas de una ciudad alguna vez excelsa y divina. Pero no solo es aquí, los personajes también están llenos de alegría y ganas de vivir, pero muy fácilmente puedes pasar de ellos, porque Dark Souls en muchas formas es una obra sobre el destino, el esfuerzo humano, la esperanza y la humanidad.

Por un lado, es una obra que intenta mostrarte que en la vida no estás solo, siempre y cuando estés dispuesto a ver esa ayuda que está a tu alrededor, no solo hablo sobre el online, también sobre los NPC y la comunidad de este juego que fuera de este es bastante activa.
También puedes decidir ir solo y el juego pasará a ser uno sobre el esfuerzo personal y como inclusive en los peores casos debes hacer las cosas por ti mismo y confiar (solo) en tu fuerza.
Estas son dos de las miradas más populares del juego, pero me parece más interesante aún verlo desde otro ángulo, porque más que simplemente mostrarnos sus temáticas, creo que Dark Souls nos las propone y las debate conforme avanza el juego.

Imagen relacionadaHay una historia dentro de este juego, que simplemente no puedo quitarme de la cabeza y aún a día de hoy sigo reflexionando sobre ella, es la de Solaire de Astora, el caballero que probablemente será tu mejor amigo en todo el juego si es la primera vez que lo pasas. Ojo, conforme avancé en esta idea me di cuenta que es una reflexión que se puede aplicar a casi todos los personajes de este juego. La idea es simple y va así: Solaire es un caballero con una personalidad un tanto extraña, es increíblemente alegre, casi ingenuo, y su objetivo es encontrar su propio sol, su propia luz.
Es misterioso, claro, pero sobretodo es que no sabemos que es, y más adelante nos damos cuenta que ni él sabe que es lo que busca, está perdido en este mundo que no le pertenece.

Puede que sea o no el hijo de Gwyn, realmente da igual, porque eso no es lo que nos atrajo de él, Solaire es la única mano que se ofrece a ayudarnos (miento, hay más gente que te ayuda, pero el está en casi todas las peleas) y no es hasta que muere que nos damos cuenta de lo que realmente era; su traje, que es ridículo, su escudo, su espada y sus muñequeras son simples y ordinarios, este hombre no era ningún dios.
       "Es de buena calidad, pero no posee ningún poder reseñable."

Fuente: Eliteguias
        "Es fácil de usar y práctica, aunque seguramente no esté a la altura de su nombre."

Solaire era un pobre hombre que junto sus pocas pertenencias, se vistió en una armadura ridícula y salió a hacer lo que creía correcto, y vencía. Pero la reflexión empieza más bien en el final de su historia.
A Solaire lo seguimos, o nos sigue, durante toda nuestra aventura, lo encontramos en varias ocasiones, y cada una de ellas marca una diferencia con al anterior, cada vez lo vemos más preocupado por encontrar su sol, Estamos presenciando la caída de Solaire a los infiernos,  irónica y literalmente es en el infierno donde se acaba su historia. En pocas palabras este hombre se ve engañado por un insecto con apariencia de sol, Solaire se pierde a si mismo, Solaire se vuelve Hueco. En este punto supongo que todos ya saben lo que significa volverse "Hueco" en Dark Souls, perder su humanidad, es decir no encontrarle el sentido a la vida, perder la esperanza, perderse a si mismo. Solaire, como los otros NPC, no lo logró, sin embargo intentó con todas sus fuerzas, a diferencia de otros, y calló por una "ilusión" si lo vemos de una manera.
Aquí el mensaje parece ser que solo los que se esfuerzan triunfan... pero solo aveces, es duro de asimilar ¿no? ¿Para que seguir si de todas formas parece que vamos a caer? Esto también se ve reflejado en la historia del jugador, al final ni siquiera sabemos si lo que elegimos fue lo correcto, si elegiste encender la llama pronto te darás cuenta que tal vez esa civilización merecía y debía caer, los buenos y los malos no existen después de todo ¿y como sabes que las serpientes primordiales no te engañaron?
Es difícil de asimilar porque es raro en los vídeo juegos. Nos tienen acostumbrados a que el jugador siempre tiene la razón, de una ,manera u otra. Sin embargo en Dark Souls termina el juego de manera abierta, no de manera en que el final será lo que tu quieras en plan "Inception", sino que vives en un mundo que no comprendes y nunca comprenderás, y lo que es sentir que tu destino este escrito y que hagas lo que hagas nunca se sentirá como tu decisión, te hace sentir pequeño, una pieza más.
A primera vista no dudo que parece una visión muy cínica, pero real... El guerrero de la luz solar no logró nada en su viaje, pero sin embargo todos lo recordamos ¿como es eso?
Dark Souls será una aventura rozando lo trágico y oscuro, y creo que tiene cierto efecto de catarsis también; no como las tragedias clásicas y antiguas, no, es más esperanzador, porque vemos como en un mundo tan crudo y oscuro, como es el de Lordran sigue habiendo hombres capaces de brillar. Solaire será ciertamente algo patético y cómico, por ser un pobre optimista que no parece tener ni idea,  pero en el fondo tiene una increíble fuerza de voluntad, y sentido del deber. De hecho el juego le pinta levemente de héroe, porque la descripción de sus objetos dirá que son mediocres, pero que no están al nivel de su portador, que no son dignos de él. Después de todo lo que te hace un hombre, un héroe, eres tú, no tu fuerza ¿verdad? Habrá fallado, pero todos lo recordamos.



He decidido cortar el artículo en dos porque probablemente se está volviendo algo largo, y quizá sea más fácil de leer así.

Comentarios

Entradas populares