LET IT DIE y el vídeo juego en 2016 - Reflexión

Resultado de imagen para let it die wallpaper


LET IT DIE se parece mucho a "watch dogs", en un primer tiempo, es decir que pretenden ser mucho, pero se quedan en nada, los dos tienen esta estética punk y artificial. Pero una vez pasados los primeros cinco minutos te das cuenta que ese no es el caso. Let it die carece de un nihilismo descarado, el gasto de vidas humanas, existencialismo (en lo absurdo), y obviamente, comedia, mucha comedia.



Imagina que Sword Art Online no fuese una mierda, imagina que Sword Art Online se tomara el tiempo de ver su propio mundo de una manera casi crítica, que se replanteara sus bases.
Estás en un mundo desconocido, y lo único que sabes es que para ganar hay que subir una torre.
No es por nada que cada vez que inicias un nuevo luchador se toma un cuerpo humano, no es por nada que cada uno de esos luchadores tiene su propio nombre. "Gilbert", "Dan", todos ellos gastan su vida con un solo propósito: entretenerte a ti (y a Uncle Death). Cuando el juego inicia se menciona que prácticamente este es un mundo pos apocalíptico, y que la única esperanza que guarda la gente es una ridiculez: Subir una torre que se eleva hasta los cielos esperando a obtener respuestas, o para así ganar el poder de Dios. El juego será un Free2Play y se tornará a lo cómico, pero de nuevo, no es por nada que se insiste en el hecho de que cada uno de tus personajes tienen un nombre, son humanos y que sus vidas están siendo gastadas porque un idiota quiere jugar en el arcade. Ese contexto sugiere que ya no queda ningún motivo por el cual seguir, subimos la torre porque es lo que hay, ¿pero que otra opción tenemos?
Claro que el juego siendo un free to play tiene sus defectos, y el pay 2 win no se lo quita nadie.
Pero me parece interesante ver como inclusive los juegos que consideraríamos más bajos. También tienen algo que decir, y creo que muchos cometemos el error de no darle una oportunidad a un artista porque su juego es gratis. Let it die no es nada del otro mundo, parece tomar como referencia a Dark Souls pero sin compartir su sistema de combate, es un híbrido en el que simplemente se espera que mueras mucho, pero justamente esa es su gracia. Aquí las armaduras son idioteces como conos o chaquetas fluorescentes.
A lo que quiero llegar es que, a pesar de que Let it die sea un juego cualquiera, que podríamos considerar "palomitero", sigue teniendo una visión, superficial claro pero está ahí, hace unos años algo así no existiría. Este juego no aporta algo fresco pero sin duda es una alegría ver que cada vez más los juegos empiezan a verse a si mismos como un vehículo de expresión (artística). Let it Die es solo un pequeño ejemplo, pero este año a sido grandioso para los vídeo juegos, los indies tienen la atención de todos, mientras que los triple a siguen sacando juegos bien pulidos y, de nuevo, con algo que decir. The Witness es un juego bastante esotérico y llegó a los mas alto. Y Firewatch, una historia más humilde, que se aleja de lo grandilocuente de los vídeo juegos, de lo espectacular, que busca los pequeños momentos, sin armas ni sangre logró estar en boca de todos, fue de los juegos más streameados en twitch. Gente, aquí hay esperanza. Los que dicen que fue un mal año, o directamente el peor de seguro se están olvidando algo.


Su cerebro.

Comentarios

Entradas populares